lunes, 22 de mayo de 2017

Empresas sociales también requieren seguridad jurídica Difícil proceso pasar de empleado a empresario

No es fácil pasar de trabajador a empresarios, debido a que cada uno tiene su rol, y los cambios pueden afectar la actividad económica, misma que requiere seguridad jurídica.

La apreciación pertenece a Ciro Añez, asesor legal Empresarial y Abogado de litigios, quien en un artículo de opinión titulado: ¿Empresas sociales una panacea o una toxina? realiza algunas puntuaciones sobre el rol de cada uno en el marco de la propuesta gubernamental: empresas sociales.

Sostiene que para poder captar “inversión productiva” de calidad es de vital importancia brindar ante todo “seguridad jurídica” a las personas y a las empresas privadas.

“Esa seguridad jurídica se empieza contando con leyes basadas en el sentido común, respetar la división e independencia de poderes; de que existan reglas claras y que estas sean verdaderamente respetadas por los servidores públicos, debiendo ser las principales autoridades quienes deban dar el ejemplo de respeto y cumplimiento, evitando legislar por decreto lo cual constituye un atropello en un Estado social y democrático de Derecho”, puntualiza.

PROYECTO

La semana pasada, los empresarios expresaron su molestia sobre el proyecto de ley de empresas sociales, cuya iniciativa atenta al derecho propietario y autoriza la expropiación de las mismas en caso de que ingresen en quiebra.

El tratamiento de la norma en el legislativo tuvo que ser paralizado, hasta que se consulte al sector privado algunos detalles. Pero los empresarios opinan que la misma se archive.

CONTEXTO

Para que un emprendimiento pueda resultar y salir adelante se requiere de normas que puedan facilitar la actividad económica, de lo contrario la empresa no se desarrolla e ingresa en dificultades presupuestarios.

En opinión de Añez, se requiere normas jurídicas que alienten la inversión, además que se respete y proteja los derechos y garantías constitucionales de las personas, como ser la propiedad privada, la libertad individual, etc.

“(Bajar) tanto el gasto público como las tasas impositivas, que ofrezcan un mejor costo de oportunidad para que el informal advierta los beneficios de la legalidad; urge la menos judicialización de la política, más protección efectiva de todos los derechos humanos y de las libertades, más equidad de género, más seguridad jurídica, una democracia representativa más sólida, más confianza y menos corrupción. Tarea sin duda alguna nada fácil pero conducente a un mejoramiento en la calidad de vida de las personas”, apuntó.

CONSTITUCIÓN

El artículo 54-III de la Constitución Política del Estado establece textualmente lo siguiente: “Las trabajadoras y los trabajadores, en defensa de sus fuentes de trabajo y en resguardo del interés social podrán, de acuerdo con la ley, reactivar y reorganizar empresas en proceso de quiebra, concurso o liquidación, cerradas o abandonadas de forma injustificada, y conformarán empresas comunitarias o sociales. El Estado podrá coadyuvar a la acción de las trabajadoras y los trabajadores”.

Asimismo, el 7 de octubre de 2013, el Gobierno de turno dictó el Decreto Supremo Nº 1754, bajo el tenor que tiene por propósito facilitar la constitución de empresas sociales de carácter privado, en el marco de lo establecido en el artículo constitucional antes mencionado.

Según este Decreto Supremo, la empresa social al ser una unidad productiva constituida por trabajadores con igualdad de oportunidades podrá establecer actividades comerciales en cualquiera de los tipos societarios previstos en el Código de Comercio o normas aplicables.

Existen tres causales o posibilidades para que se lleguen a constituir las empresas sociales, esto es, a saber: a) Cuando existiesen procesos de quiebra, concurso o liquidación conforme a lo previsto en el Código de Comercio; b) Cuando los procesos de quiebra, concurso o liquidación conforme a lo previsto en el Código de Comercio, hubieren concluido; y, c) Cuando existiesen empresas cerradas o abandonadas de forma injustificada, explica el jurista.

viernes, 19 de mayo de 2017

Cómo tener reuniones de trabajo más productivas



Las reuniones son indispensables para planificar y llegar a acuerdos con los miembros de una empresa, pero si no son llevadas correctamente pueden provocar grandes pérdidas de tiempo y generar costos innecesarios para una empresa.

Desde el portal web Entrepreneur.com se dan estos tres consejos para lograr que las reuniones o juntas en las empresas sean más productivas:



1. Pensar bien antes de invitar a todos
Antes de organizar una reunión hay que preguntarse: ¿Es indispensable tener una reunión? Tal vez se pueda resolver los pendientes con consultas independientes o un par de llamadas.

También hay que definir quienes son las personas que forzosamente deben asistir a la reunión pues su presencia es vital para atender el problema en cuestión.

2. Establecer una razón
Es necesario indicar por qué deben asistir los participantes a la reunión y qué se espera lograr. No olvidar ofrecer a los asistentes la opción de no asistir si creen que su presencia no puede contribuir de una manera significativa al objetivo de la cita.

3. Ser minucioso con los detalles
Tomar en cuenta los siguientes aspectos:

-Llevar una agenda clara del encuentro.

-De ser necesario, enviar los materiales de análisis por adelantado.

-Fijar una hora de inicio y una hora máxima de finalización para la reunión

-Evitar caer en puntos no establecidos en la agenda.

-Levantar una informe de los puntos acordados.

Víctor Hugo Jiménez: “Lograr que confíen en nuestras baterías fue difícil”


Tras tres décadas, Víctor Hugo Jiménez, un emprendedor que detectó que la fabricación de baterías era un negocio redondo, considera que el país necesita de leyes que protejan la oferta nacional con valor agregado. Al comienzo tenía tres operarios pero 30 años después cuenta con más de 500.

¿Cuándo empezó en este negocio?
En la época de la hiperinflación, allá por 1987, en un escenario en donde todo se importaba, entonces surge la idea de ofrecer un producto de mucha demanda y que el país no tenía; descubrimos que en el transporte lo que más se consumía eran las baterías y optamos por fabricarlas.

¿Al inicio qué cantidad de baterías fabricaban?
Empezamos con 1.500 baterías al mes y actualmente fabricamos unas 32.000, o sea unas 400.000 al año, de las cuales más de 100.000 se exportan al Paraguay.

¿Con qué marca empezaron a vender sus baterías?
Con Deiko, que se vendía a bajo precio y nos fue muy bien, pero cuando la gente se enteró de que eran bolivianas ya nadie las quería comprar ni confiar en la nuestra. Entonces tuvimos un momento de genialidad y creamos la marca Toyo que en japonés significa oriente y es similar a Toyota que es una marca famosa, esto fue en 1989, que nos permitió dar el salto de calidad.

¿Tuvo la oportunidad de exportar a otros países?
La posibilidad existe, pero Brasil, Argentina, Perú y Ecuador protegen muy bien su mercado interno. En este tiempo jamás pude venderle una sola batería a Brasil porque las barreras paraarancelarias son imposibles de pasar.

¿Fue acertado ser emprendedor?
Sin dudas que lo fue, más en un país donde todo se importa y hace falta una producción nacional con valor agregado. Ser emprendedor no es fácil, pero si uno no cree en su proyecto, no se trabaja disciplinadamente, no se pone sacrificio y optimismo, va ha ser muy difícil lograr buenos resultados.

¿Por qué muy difícil?
Porque tenemos un país abierto al mundo, donde el contrabando mata a la producción nacional. Bolivia tiene una carga salarial pesada, una fuerte presión impositiva que no nos permite ser competitivos.
Hoy cualquiera puede ir a Iquique (Chile) e importar baterías u otros productos, no hay una protección a la producción nacional con valor agregado y eso muchas veces es una desmotivación para aquellos que apuestan por la legalidad.

miércoles, 17 de mayo de 2017

El exceso de informes



Una de las premisas en el mundo empresarial es que para que algo pueda ser administrado y mejorado, tiene que ser medido. Esta idea está tan arraigada que inclusive se han escrito muchos libros al respecto, pero es importante destacar hasta qué punto es importante medir algo.

La falta de información puede ser tan perjudicial como el exceso de ella, y estos males son padecidos en diferentes empresas.

Las grandes empresas tienen la obsesión de querer medir todo, muchas veces por reportes que les pide alguna institución, en otras ocasiones por algún estándar que cumplir y en otras simplemente por conocer lo que sucede en la empresa, pero se debe tener cuidado con estos reportes y tratar de simplificarlos lo más posible.

El primer paso para obtener y tener un buen reporte es conocer realmente qué es lo que se busca, es decir, antes de solicitar cualquier tipo de información al departamento de análisis o de ventas, deténgase a pensar: ¿para qué quiere esa información?, ¿qué va a hacer con ella?, y sobre todo, ¿es indispensable obtenerla o puedo usar otro reporte ya elaborado anteriormente?

En muchas ocasiones se dará cuenta de que el reporte no lo necesita, o que pidió algo sumamente elaborado y solamente usa el 10 por ciento o, en el peor de los casos, ha pedido la misma información de cinco maneras diferentes y todas para llegar al mismo punto.

Al obtener un exceso de información no sólo corre el riesgo de interpretar mal la información, sino que, aún más importante, pierde el tiempo.

Un reporte es una herramienta muy útil, sin embargo, es importante aprender a simplificarlo para lograr su objetivo.

martes, 16 de mayo de 2017

Video El secreto del éxito dicho por un emprendedor


Baterias Bolivia (Batebol) es uno de los mayores orgullos de Víctor Hugo Jiménez, su presidente y fundador. Aquel hombre visionario que se animó a creer en su idea y que la cimento hasta formar una empresa líder en el mercado boliviano.

Luego de sufrir un accidente con la carga de baterías que se importaban desde Japón, este emprendedor se puso como objetivo poner en marcha la primera fábrica de baterías automotrices de Bolivia; así lo hizo, su empresa nació un 25 de marzo de 1987.

EL DEBER le consultó a este exitoso empresario ¿qué debe hacer un joven emprendedor para lograr el éxito?, su respuesta fue la siguiente: "Lo primer es creer en sí mismo, en su idea. No escuchar a sus detractores que seguro van a aparecer en su entorno familiar y en sus amistades. Debe buscar información, ser inquieto y no desanimarse".

Batebol S.A.

Hoy en día, Batebol fabrica baterías automotivas, para sistemas de respaldo y sistemas fotovoltaicos. Su producción alcanza las 480 mil unidades por año, de la cual se destina para la exportación un 20%.

La marca principal de la empresa es Toyo, aunque se encuentran en el mercado diversas opciones que fabrica la empresa para atender a sus variados clientes.

lunes, 15 de mayo de 2017

Jorge Téllez: “Las reservas de ideas valen tanto como las de gas”

ESPECIALISTA | JORGE TELLEZ RECUERDA LA IMPUNE ACTUACIÓN DE LA CERTIFICADORA DE GOYLER & MCNAUGHTON QUE HASTA 2005 INFLÓ LAS CIFRAS DE LAS RESERVAS DEL PAÍS. ASEGURA QUE, MIENTRAS NO SE CAMBIE DE ESTRATEGIA, EN EL MEJOR DE LOS CASOS SE DESCUBRIRÁN 5 TCF DE GAS HASTA 2025.

Es profesional experto en el área y cuenta con décadas de experiencia en los diversos departamentos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Jorge Tellez Sasamoto aboga por una renovación técnica y tecnológica en la petrolera estatal para superar su creciente crisis de producción. En esta charla con OH! recuerda que en otras décadas se vivieron situaciones similares.



OH!: El escenario hidrocarburífero boliviano se ha complicado: no sólo que bajaron los precios, sino que el país aún no halla nuevas reservas. ¿Considera que se han agotado las reservas bolivianas de gas o simplemente no se ha sabido ubicarlas todavía?

Es evidente que faltan reservas. A la Argentina ya debíamos estarle vendiendo 27 millones de metros cúbicos de gas por día y tan sólo se le vende entre 15 y 6 millones. Eso debía basarse en dos factores: el gasoducto al norte argentino y la constatación de nuevas reservas en Bolivia. Ese ducto tenía que llevar el gas boliviano a diversas provincias argentinas. Pero el Gobierno de ese país optó por no construir esa obra debido a que no estaban garantizadas las reservas bolivianas y el gasoducto implicaría un gasto bastante elevado.

Me parece que se invirtió muy poco en exploración, en lo que se llama el upstream. Calculo, grosso modo, que menos del 10 por ciento de lo invertido en el sector hidrocarburos. Se confió demasiado en las reservas que ya habían sido descubiertas, pero ya empezó a apretar el zapato. En este momento se está consumiendo un trillón de pies cúbicos (TCF) de gas al año, en la exportación de gas a Argentina y Brasil más el mercado interno. Eso implica que nos queda gas sólo para aproximadamente siete años.

OH!: ¿Qué pasó con ese bajón de expectativas y las empresas certificadoras que hace años prácticamente nos decían que vivíamos sobre un colchón de gas?

Bueno el año 2010, la Ryder Scott hace una certificación de reservas y dice que 10 TCF. Luego, en 2014, viene una empresa canadiense, la GLJ, y dice que hay 10,45 y hasta 12 TCF. Lo terrible fue con la DeGolyer & MacNaughton Ellos tenían un contrato con Bolivia para que durante 10 años cada 1 de enero informen al país la cantidad de reservas que había. ¡Llegaron a proyectar que teníamos 70 TCF, a confirmar más de 20 TCF! Y de pronto, el año 2006 desaparecieron.

De la noche a la mañana, el 5 de abril de 2006, mandan una carta terrible al Gobierno. Allí dicen que, tras realizar nuevos estudios, descubrieron que la cantidad de reservas de Bolivia no era la que habían informado hasta entonces, sino: ¡un 42 por ciento menos! Avisaron que en realidad había menos de 10 TCF de los anunciados, es decir, una cantidad mayor a todo lo que se ha exportado a Argentina y Brasil en 20 años. ¡De un plumazo hicieron desaparecer más de 10 TCF!

Habían además inclumplido su contrato porque tenían la obligación de publicar cada 1 de enero su informe en los periódicos. Ese año 2006 no lo hicieron, enviaron esa escandalosa carta el 5 de abril y luego desaparecieron hasta hoy. Lamentablemente, no se los procesó internacionalmente porque cometieron un grave delito.

Luego, hasta 2009, a las otras certificadoras les resultaba muy incómodo venir a revisar las cifras de la DeGolyer & MacNaughton por semejante “error” de inflar las reservas bolivianas.



OH!: Pero es un delito que además afecta a Brasil y Argentina cuyas expectativas en buena medida se hallan en el potencial boliviano.

Sí, pero ellos se aseguran y recontra aseguran antes de invertir. Permítame contarle una anécdota. Justamente en 2006 llegó a Bolivia quien en los años 70 había sido presidente de Petrobras y luego Ministro de Energía de Brasil, Shiyaki Oeki. En 2006, ya era ejecutivo de una empresa privada, pero en su visita manifestó su interés por conocer al entonces Ministro de Energía Andrés Soliz Rada.

Oeki explicó que en los 70 fue testigo de una injusticia que se cometió con Soliz Rada. Contó que esa vez supieron en Brasil que a Soliz, como a Marcelo Quiroga Santa Cruz, los acusaron de hacer fracasar las ventas de gas a ese país. Esa vez, en plena dictadura, los militares llegaron a amenazarlos de muerte. Pero Oeki aclaró que lo que pidieron era lo más correcto y coincidía con la decisión brasileña: que se certifique si había reservas suficientes como para firmar un contrato por 30 años. Recuerdo que Oeki y Soliz llegaron a conversar, y seguramente Andrés recibió ese reconocimiento con una profunda alegría interior.

Con esto voy al hecho de que los brasileños juegan a lo seguro, entonces saben si hay la capacidad de exportarles. Ellos, para firmar el contrato en los 90, debieron transformar su matriz energética de diésel a gas. Luego tuvieron que invertir miles de millones de dólares en ductos y demás. No arriesgan nada.



OH!: Y ahora, ¿Qué están haciendo con vistas a la firma de un nuevo contrato en 2019?

Lamentablemente, en los últimos 10 a 11 años, en Bolivia sólo se ha podido descubrir 1 TCF, lo hizo la francesa Total en Incahuasi. Luego algunos otros pozos mucho menores que habría que analizar. Nada más. En los hechos, se ha incrementado 1 TCF y algo más. Para descubrir Incahuasi se invirtieron 80 millones de dólares.

Por lo demás, YPFB con Repsol perforó el pozo Sararenda X1 en Camiri, costó 60 millones de dólares, no se halló nada. Luego, más costosa aún resultó la búsqueda en el norte de La Paz. Allí se gastó por lo menos 100 millones de dólares, y pese a tantas y tantas esperanzas y especulaciones de décadas, no se halló nada.



OH!: ¿Son señales de que ya no hay más reservas de gas en Bolivia?

Según los propios proyectos del gobierno en sus planes de desarrollo hacia 2025 y 2035, a lo mucho se podría descubrir 5 TCF más. Eso, obviamente no alcanza para mucho. Sin embargo, no es la primera vez que surge ese fantasma de “se acaba el gas” o “se acaba el petróleo”. Esas voces las he escuchado varias veces desde que estaba en la universidad. En este campo si hay unas reservas que valen más que ninguna, son las reservas de ideas. Las reservas de ideas valen tanto como las de gas.

Basta ver lo que pasó en Estados Unidos en estos últimos 12 años. Ellos estaban en una gran crisis a fines de los años 90. Llegaron a importar 10 millones de barriles de petróleo cada día. Imagínese que Bolivia refina 50 mil diarios y ellos tenían que comprar 10 millones más lo que producían. Compraban esa cantidad de los países árabes, 8 millones, y de Venezuela, 2 millones. Era un riesgo total tanto para su seguridad como para su economía. Peor en un mundo que es adicto a la energía y una energía global que viene sobre todo de los hidrocarburos. Entonces, se pusieron a trabajar ideas e innovaron los procesos de perforación, búsqueda y hallazgo de nuevos tipos de reservorios. Se dieron modos para bajar costos y empezaron a producir. Y, de lo que compraban 10 millones de barriles de petróleo cada día, ahora exportan. Son los responsables de que el precio del barril de petróleo haya bajado de 150 hasta 26 dólares.

A los argentinos les vendemos 15 de los 150 millones de metros cúbicos de gas que consumen cada día. Para garantizarse ese alto nivel consumo han empezado a desarrollar otro tipo de campos en Neuquén. Perforaron en un año 200 pozos, en ese año Bolivia perforó tres. Brasil, al que vendemos 30 millones de metros cúbicos de gas de los 90 que consume, se organizó para descubrir hidrocarburos en el Presal. Un reservorio ubicado a 300 kilómetros de sus costas y a 5.000 metros de profundidad.

En ese proyecto desarrollaron la técnica de perforación en costas más avanzada del mundo. Venden esa tecnología y equipos incluso a EEUU e Inglaterra. Por eso digo que a veces sólo se terminan las ideas y no las reservas en realidad, y eso no debe suceder. Hay que impulsar nuevas ideas, las mejores, y con personal muy bien capacitado.



OH!: ¿Cree que sean exitosas las iniciativas de exploración en áreas protegidas como Tariquía? YPFB considera, por ejemplo, que hay potencial en Astilleros y San Telmo.

No, dudo mucho, considero que no encontrarán. Para superar esta crisis energética en la que ha entrado Bolivia requerimos personal y tecnología apropiados. Hace mucho que no hay eso, no ha habido expertos a cargo de Yacimientos desde hace ya mucho tiempo.

Ya desde el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada se desmanteló una empresa que tenía un personal boliviano y muy bien especializado. Basta recordar que quienes descubrieron los megacampos fueron técnicos bolivianos de aquel YPFB. Si todo demuestra que en 1990, con la experiencia de la perforación del pozo Bermejo x43, se perforó el pozo san Alberto x-9. Y ese 10 de octubre de 1990 se anunció el hallazgo del megacampo emblema del boom del gas boliviano. Hay que recuperar esa capacidad técnica y tecnológica que teníamos para hallar nuevos reservorios.
Perfil

20170501_182904.jpg
Jorge Téllez Sasamoto
Rafael Sagárnaga

Jorge Téllez Sasamoto

Es ingeniero en hidrocarburos, trabajó durante más de 20 años en YPFB en la mayoría de sus áreas especializadas. Fue Viceministro y Superintendente de Hidrocarburos. Ejerce la cátedra universitaria y es autor del libro “Geología del petróleo y del gas natural”.

Miguel Ángel Barba: “La competencia favorece al cliente final”


Producto de una presencia más firme en Santa Cruz, cementos Itacamba ha generado que el tablero de los precios al consumidor final se mueva hacia abajo, algo que es poco habitual. Con el objetivo de ser una marca nacional, la cementera también busca llegar a los mercados del interior y ser una alternativa a las marca extranjeras que aún se siguen comercializando en aquellas plazas nacionales.

¿Cuál es la actual producción de cemento?
La planta de Itacamba en Yacuses puede llegar a producir 1,2 millones de toneladas de cemento al año para abastecer con un producto de primera calidad a Santa Cruz y a todo el país. Además, se están realizando envíos a otros departamentos debido a que en el interior aún se importa cemento de países vecinos y por la creciente demanda de cemento Camba.

¿Hasta el momento qué porcentaje del mercado cruceño ya han conquistado?
Fruto de un largo proceso, que se inició con la construcción de la mejor planta de cemento del país y con un nuevo plan comercial, estamos poco a poco conquistando el mercado del departamento, y hoy con la óptima calidad logística de distribución y ventas, se garantiza el abastecimiento de manera ininterrumpida en cualquier temporada del año. Por ello, este proceso de consolidación, se está acelerando gratamente.

¿A cuánto llega la demanda anual de cemento en el país y con cuánto aporta Itacamba?
Bolivia demanda anualmente un volumen de 3,9 millones de toneladas de cemento y Santa Cruz, mediante Itacamba, tiene la capacidad de producir un total de 1,2 millones de toneladas al año.

¿Qué opinión le merece la estrategia de Fancesa de bajar el precio de la bolsa de cemento de Bs 56 a 54?
Respetamos la posición de competencia, pues todas las empresas ligadas al sector de la construcción desean consolidar su posición en Santa Cruz, que es el mercado más dinámico e importante de Bolivia.
Desde Itacamba Cemento consideramos que la sana competencia favorece al cliente final y nosotros contamos con una posición sólida en el mercado gracias a nuestro buen servicio y nuestro producto, que tiene calidad de exportación y que es elaborado en la planta más moderna del país.

¿En qué otras regiones del país están comercializando sus productos?
Mientras tengamos capacidad productiva sobrante y los clientes lo requieran, llegaremos a los diversos puntos del país. En este momento, Itacamba está realizando envíos a Tarija, Beni, Cochabamba, y La Paz y Oruro. En el interior aún se importa cemento de países vecinos y hoy, con la capacidad de producción que tiene Bolivia y que excede la demanda; es un contrasentido hacerlo. Por ello, estamos llegando a estos mercados.

¿Hasta el momento a cuánto ascienden las ventas por cemento?
Pese a que el consumo de cemento en Bolivia sigue creciendo, este demuestra un incremento menor a las tasas acostumbradas. Por estacionalidad, el segundo semestre es mucho más intenso y es donde se dan los picos de consumo.

Del 100% de las ventas realizadas ¿qué porcentaje corresponde a Santa Cruz?
Itacamba es una empresa de Santa Cruz, localizada en Santa Cruz y nacimos con la misión de proveer cemento para el desarrollo de Santa Cruz, por ello es nuestro mercado prioritario y es donde tenemos nuestras mayores ventas.

¿Cómo definen el comportamiento del mercado interno en cuanto a su propuesta comercial?
Santa Cruz es el mercado más competitivo de Bolivia y el único en el que todos los productores están presentes. Somos la única planta integral de Santa Cruz, tenemos el mejor cemento del mercado, la mejor logística y la flota más grande de distribución, seguiremos firmes en la consolidación del liderazgo de nuestro principal mercado. Ahora empieza el periodo de mayor consumo de cemento y estamos preparados para garantizar el abastecimiento del oriente boliviano y de donde demanden nuestro producto.