sábado, 29 de septiembre de 2012

Cómo sobrevivir a una crisis económica

Parece que hoy en día no hay escasez de malas noticias sobre la economía. La caída de precios de la vivienda, aumento de los precios del combustible, aumento del desempleo, caída del crecimiento económico, etc. Incluso en la evaluación más optimista el pronóstico para el futuro parece sombrío. Esta recesión ha causado dificultades para los que tienen hipotecas; el encarecimiento de los costes de la energía (combustible, gas, luz) significa que cada persona está siendo afectada de alguna manera.

Estos son algunos consejos para ayudarte a hacer frente a la crisis económica actual:

Se flexible

Una recesión económica puede obligarnos a cambiar de rumbo. Tal vez vayas a perder el trabajo o te enfrentes con una disminución de los ingresos. Los cambios forzados rara vez son bienvenidos pero si puedes ser flexible ante esas nuevas circunstancias estarás en mejores condiciones para hacer frente a cualquier nueva situación con la que te encuentres.

La flexibilidad es particularmente importante en la economía moderna – los trabajos a tiempo completo para toda la vida son mucho menos comunes actualmente. Aquí tienes algunos consejos prácticos para aumentar tu flexibilidad en el mercado laboral.

Sigue mejorando tus habilidades. Busca oportunidades para desarrollar habilidades relevantes – informática, idiomas extranjeros, formación profesional. Son estas cualificaciones adicionales las que te ayudarán en la búsqueda de empleo y a mantener tu puesto de trabajo actual.

Ten una mentalidad de crecimiento. Sólo porque hayas tenido un trabajo de 9 a 6 en los últimos 10 años no significa que este tiene que ser tu futuro. Es importante estar abierto a nuevas oportunidades y perspectivas de empleo, de lo contrario inconscientemente cerraras muchas vías y fuentes de ingresos.

Mantente dispuesto a viajar. Cualquier descenso en la economía a menudo se centra en determinadas regiones o sectores de la economía.

Mira más allá de tu sector. Algunos sectores, como la industria automotriz, las inmobiliarias, o la construcción han sido afectados seriamente en esta recesión. No luches una batalla perdida, si has quedado desempleado en este sector es mejor buscar trabajo en otras áreas.

Este dispuesto a trabajar por ti mismo. El autoempleo es una de las áreas de más rápido crecimiento. Esto por supuesto involucra más riesgo pero también ofrece más oportunidades.

Elabora una estrategia

Evita tener una actitud negativa y no te desesperes de tu situación. Nunca te rindas y mantén la esperanza, si te das cuenta de qué comienzas a tener depresión por tu situación, trata de hablar de tus problemas con un asesor financiero o con un amigo. El desempleo puede ser muy estresante, asegúrate de que tus relaciones no sufran, si hablas honestamente con tu pareja esta podrá ayudarte.

Se valioso para tu empresa

Si tu empresa está buscando despedir un 10% de empleados con puestos redundantes, entonces hazte a ti mismo indispensable. Hay varias cosas que pueden ayudar a reducir al mínimo tus posibilidades de redundancia.

Viste bien. Esto demuestra que tú te preocupas. Si no te molestas por vestirte adecuadamente, la compañía creerá que esto refleja tu actitud en general.

Sé alegre y servicial. Simple pero efectivo. Si eres un buen trabajador y eres servicial con la gente, esto alentará a la empresa a mantener tu puesto de trabajo. Si creas problemas y molestar a otras personas, una recesión puede ser sólo una buena excusa para hacer tu puesto redundante.

Sé increíblemente útil. Busca maneras de hacer frente a las dificultades de la empresa con nuevas ideas y no simplemente exclames lo desesperada que es la situación.

Evita el miedo excesivo

No se puede negar que la economía va mal pero no es el fin del mundo. Los medios de comunicación tienden a exagerar las noticias negativas centrándose en las estadísticas más dramáticas. Sin embargo, las cosas no están tan increíblemente mal (al menos no por ahora…).

El punto aquí es seguir manteniendo un sentido de perspectiva, no te sobrecargues con miedo sobre el estado de la economía. Es un momento de incertidumbre y de disminución de los niveles de vida, pero en la mayoría de las recesiones no todas las personas pierden sus puestos de trabajo y las recesiones no duran para siempre – la vida sigue.

Enfrenta las deudas

Si tienes una montaña de deudas, recuerda que es importante no enterrar el problema con la esperanza de que desaparezca. No lo hará. En su lugar, trate de hablar con un asesor financiero y busque elaborar un presupuesto y un plan práctico que te ayude a salir poco a poco de la situación.

Lidia con la caída de los ingresos

La actual recesión se agrava por el aumento de la inflación, en particular por el aumento de precios de la energía (combustible, gas, luz) y de los alimentos. Esto deja a muchas personas con una disminución de los ingresos disponibles. El aumento de los precios de la gasolina está particularmente causando consternación. En lugar de quejarte amargamente y sentir lástima por ti mismo, trata de hacer ajustes en tus patrones de gasto.

Puedes buscar vías alternativas para llegar al trabajo (transporte público).

Considere la posibilidad de montar en bicicleta en lugar de conducir.

Reduce los gastos innecesarios en temas frívolos.

No intentes seguir manteniendo estándares de vida de años atrás. Pedir prestado ya no es una opción a largo plazo.

No pierdas tiempo quejándote

Podríamos pasar horas diseccionando los errores del gobierno y quejándonos de la subida de los precios, pero esto no va a mejorar nuestra situación. Tenemos que tomar medidas prácticas para hacerle frente a la situación en la que estamos. La adaptabilidad es la clave para ser feliz en cualquier situación.

El dinero es importante pero no lo es todo

Si juzgamos nuestro nivel de vida sólo por nuestro bienestar financiero, la recesión entonces nos hará miserables. Pero, ¿Por qué ponemos tanto énfasis en el nivel de vida material? El aumento de los precios de la gasolina no es por sí misma una razón para ser infeliz. Hay más en la vida que la renta disponible en nuestro bolsillo. Intenta hacer un esfuerzo para estar contento con lo que tienes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario